• littlebylittle

GATEO ¿SÍ O NO? - ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Actualizado: 24 de may de 2019


Es una pregunta muy común que se repite entre los padres y profesionales. Me parece que es muy interesante y que han surgido alrededor del gateo muchos mitos.


El otro día me preguntaba una madre en consulta porqué los fisioterapeutas y osteópatas somos tan defensores del gateo. Fue entonces cuando entendí la importancia de hacer una publicación explicando más en profundidad el tema.


Cuando nos dicen los padres que su hijo no gateó la pregunta que me suelo hacer es ¿qué ha podido pasar para que el niño no haya querido gatear?


En el desarrollo motor normal de un bebé alrededor de los 8 meses se comienza con los arrastres para avanzar alrededor de los 9-10 meses hacia el gateo. Tiene multitud de beneficios por los que motivamos y estimulamos a los niños a que aprendan a gatear. Algunos de estos son:


- Relación entre los hemisferios cerebrales

- Coordinación motora

- Trabajo contra gravedad dinámico

- Control postural más exigente y analítico

- Disociación de la cintura escapular (hombros) frente a la cintura pélvica (caderas)

- Correcta alineación de las curvaturas de la espalda

- Motricidad en las manos y en las rodillas de carga

- Nuevas sensaciones y texturas

- Autonomía y nuevas posibilidades de aprendizaje

- Libertad de movimiento


Para lograr una correcta posición en cuadrupedia (apoyo en cuatro puntos) y ser capaz de adquirir un patrón cruzado (mano izquierda con rodilla derecha y al revés) al igual que ocurre en la marcha, se han tenido que integrar muchos procesos antes. Es la confirmación de que el desarrollo motor ha seguido un orden de adquisición normal.

¿Qué pasa entonces con los niños que no han querido gatear y han saltado directamente a ponerse de pie y luego han echado a andar?

Hay que observar y preguntar qué ha podido pasar. Quiero dejar claro que un bebé que no quiera gatear no tiene porque tener asociado un problema motor. No es un signo de alarma de manera aislada. El trabajo del fisioterapueta y osteópata será valorar al niño en su conjunto y determinar si existe algún disfunción o no.


Normalmente, según mi experiencia, la falta de gateo suele estar condicionada por varios factores.

En primer lugar, en muchos casos que veo en consulta, más de los que me gustaría, el problema radica en saltadores y taca-tacás (¡sí, todavía!).

A los peques a los que se les pone en estos juegos antes de haber adquirido la posición de bipedestación (de pie) es normal que luego no quieran volver al suelo a investigar el entorno. Esto además tiene un problema añadido. Los miembros inferiores de los niños con desarrollo motor normal, sin alteración neurológica, siguen un proceso que poco a poco permite que las piernas puedan recibir carga. Si lo hacemos cuando el cuerpo del niño no está preparado podemos intervenir en la mala alineación y posibles futuros problemas de pisada. Tienen un riesgo estas estructuras que hacen que las desaconseje todavía más y es que facilitan la marcha en puntillas. Un Patrón que luego cuesta mucho quitar en consulta.


En segundo lugar y combinada con la situación anterior, se suele asociar también a niños a los que se les ha puesto de pie en casa o en la escuela antes de "su tiempo".

Suele ocurrir con peques poco activos y curiosos, que rozan el año y todavía no hacen muchas de las cosas que se esperaría de ellos. Se soluciona intentando ponerles en posiciones más de mayores que sin embargo ellos no han adquirido de manera autónoma.


Por último, encontramos a los peques que han estado muy poco en el suelo y si lo han estado ha sido siempre en parques donde el desplazamiento es casi nulo.

Los niños necesitan libertad de movimiento para poder motivarse y esforzarse en alcanzar un juguete que ha quedado un poco más lejos.


El aprendizaje de todos los peques se realiza por picos, es decir, va por épocas y sobre todo por hitos conseguidos. Necesitan tiempo para afianzar lo aprendido. No pueden, por ejemplo, sentarse por sí mismos si no aún no han aprendido a darse la vuelta de boca arriba a boca abajo. Una vez que se sientan cómodos podrán intentar posturas más complicados y que requieran mayor control.


El desarrollo motor típico es un proceso. Nuestra función como padres, educadores o terapeutas, es la de acompañar a los niños en el camino, pero en ningún caso podemos hacer las cosas por ellos. Si queréis profundizar en el tema os invito a leer mi publicación sobre "LA COLUMNA DE LOS MÁS PEQUES"


El niño que no gatea suele ser el que conoce muy bien a sus padres y consigue lo que quiere “sin mojarse el culo”.


Así que vamos a retarles, a chincharles incluso.



¡Ponérselo fácil ahora es ponérselo difícil más adelante!





#gateo #gatear #estimulacióndelgateo #estimulación #atecióntemprana #cortezamotora #cortezasensitiva #educaciónparalasalud #escueladepadres #fisioterapia #fisioterapiainfantil #osteopatía #osteopatíainfantil #littlebylittle #belénconcejero #madrid #pediatría #infantil #bebé #niños #peques #tratamiento #tratamientodefisioterapia #tratamientodeosteopatía

229 vistas2 comentarios